Arcrom, la pintura en buenas manos